¿Cómo funciona el Feng Shui?

Nuestro cuerpo funciona como una maquina en donde cada una de sus partes está conectada entre sí de distintas formas, dimensiones y materiales. Que el cuerpo funcione bien depende de la correcta interrelación entre las partes que lo componen, en caso que se genere un desorden o se queden quietos los elementos que lo constituyen, este se daña o enferma generando problema de funcionamiento con el mismo, y problemas con su entorno y con las demás personas.

De la misma manera una casa o ambiente que esté funcionando bien, armónicamente, no genera trastornos a sus ocupantes y por el contrario genera estabilidad a su vida y desarrollo; un espacio perfecto promueve en sus habitantes -que son parte del mismo- la sensación de encontrarse en pleno control de sus capacidades, de su vida, encuentran en todo momento que están al máximo de sus habilidades y afectos, lo cual genera movimiento y vida, como resultado a la vivienda armónica.

Físicamente, las partes que componen nuestro cuerpo tienen una forma y tamaño que responden al todo, a su función específica y a las relaciones que necesitan establecer con el resto de componentes, de manera que en conjunto el cuerpo se percibe armónico y proporcionado; determinar la relación entre las proporciones de tamaño de todas las partes de nuestro ser no es un tema fácil, a pesar de que a simple vista nos es agradable ver un cuerpo proporcionado o simétrico; es por esto que se han desarrollado varias teorías que buscan determinar este tema y definir las proporciones ideales para un espacio u objeto basándose muchas veces en formulas matemáticas.

Estas formulas son conocidas como teorías de la proporción y Francis Ching (1993) en su texto “Arquitectura, Forma, Espacio y Orden” cita seis a saber: La sección o proporción aurea, los ordenes en la antigua Grecia y Roma, las teorías renacentistas, el modulor, el Ken y finalmente las proporciones antropomórficas; de la misma manera que se han desarrollado y descubierto teorías de proporción en diferentes culturas, el Feng Shui tiene una propia que constituye la base de las proporciones recomendadas para el manejo de espacios; las proporciones en Feng Shui además de ver lo arquitectónico tradicional, ve todos los aspectos del entorno y el espacio, el cual tiene unas dimensiones equivalentes entre sí, buscando que la relación entre el individuo y su espacio sea ordenada y corresponda a los módulos físicos y magnéticos, en donde se respete las dimensiones humanas con las dimensiones de lo construido y ambas sean equivalentes.

Ching, Francis (1993). Sistemas de Proporcionalidad en “Arquitectura, Forma, Espacio y Orden”. Editorial Gustavo Gili, México